Yahoo Search Búsqueda en la Web

Resultado de búsqueda

  1. Alejandra Pávlovna Románova. Alejandra Pávlovna de Rusia (en ruso: Александра Павловна; San Petersburgo, 9 de agosto de 1783- Buda, 16 de marzo de 1801) fue una gran duquesa de Rusia, hija del zar Pablo I de Rusia y de la duquesa Sofía Dorotea de Wurtemberg (María Fiódorovna), y hermana de los zares Alejandro I y ...

  2. Alejandra Pávlovna de Rusia (en ruso: Александра Павловна; San Petersburgo, 9 de agosto de 1783- Buda, 16 de marzo de 1801) fue una gran duquesa de Rusia, hija del zar Pablo I de Rusia y de la duquesa Sofía Dorotea de Wurtemberg (María Fiódorovna), y hermana de los zares Alejandro I y Nicolás I.

  3. Alejandra Nikoláyevna Románova. La Gran Duquesa Alejandra Nikolaievna de Rusia ( San Petersburgo, 24 de junio de 1825 - ibídem, 10 de agosto de 1844) era la hija más joven del zar Nicolás I de Rusia y de la zarina Carlota de Prusia (Alejandra Feodorovna).

  4. Alejandra Pávlovna Románova es del signo de Leo. La Gran Duquesa Alejandra Pavlovna (en ruso: Александра Павловна; San Petersburgo , 9 de agosto de 1783 - Buda , 16 de marzo de 1801 ) era hija del zar Pablo I de Rusia y de la duquesa Sofía Dorotea de Wurtemberg (María Feodorovna) , y hermana de los zares Alejandro I y de ...

  5. 13 de sept. de 2015 · La última zarina, Alejandra Románova (1872-1918) Foto: Pinterest. La noche del 17 de julio de 1918, el sótano de la Casa Ipatiev, en Ekaterimburgo, fue el escenario del brutal asesinato de la familia real rusa. El zar Nicolás II, su esposa, sus cinco hijos y algunos miembros del servicio, incluido el médico imperial, fallecían ...

  6. Alejandra Fiódorovna de Rusia (en ruso: Александра Фёдоровна Романова; Darmstadt, 6 de junio de 1872-Ekaterimburgo, 17 de julio de 1918) fue consorte del último emperador Nicolás II de Rusia.

  7. Alejandra Románov, la última zarina de Rusia, una princesa desgraciada. Historia de las Mujeres. Reinas. Alejandra Románov, la última zarina. Por. Nerea Fonz Bravo. - 16599. De todas cuantas historias sobre princesas y reinas se puedan contar, la de Alejandra Románov es la más triste de todas.