Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 1.915.032.704 resultados de búsqueda

  1. Cristina de Suecia fue reina de Suecia, duquesa de Bremen y princesa de Verden. Hija de Gustavo II Adolfo y de María Leonor de Brandeburgo. Protectora de las artes y mecenas, abdicó del trono de Suecia en 1654. Protestante de nacimiento, se convirtió al catolicismo el año de su abdicación. Murió en Roma a los 62 años.

  2. Cristina de Suecia. (Estocolmo, 1626 - Roma, 1689) Reina de Suecia. Era hija del rey Gustavo Adolfo II, a quien sucedió a la temprana edad de seis años bajo la tutela del canciller Axel Oxenstierna. En 1644, a los dieciocho años, fue declarada mayor de edad y reinó personalmente. En 1645 firmó el tratado de Brömsebro con Dinamarca, obteniendo ...

  3. 10/08/2019 · Cristina de Suecia fue una transgresora y protagonizó varios escándalos en su vida. Aquí aparece retratada por Abraham Wuchters (1610-1682) Tuvo una vida de película. Tanto así, que una de...

  4. Educado por el poderoso Gran Canciller de Suecia, Axel Oxenstierna e hija de uno de los más grandes defensores del protestantismo durante la Guerra de los Treinta Años, causó un gran escándalo cuando, en 1654, en medio de una profunda crisis religiosa, se convirtió al catolicismo y abdicó a favor de primo Carlo Gustavo, que se convirtió en el rey Carlos X.

  5. Cristina de Suecia falleció el 19 de abril de 1689 en Roma. Sus funerales se efectuaron en presencia del Colegio cardenalicio en pleno para proceder luego a su sepultura en San Pedro.. Reina de Suecia 6 de noviembre de 1632 -6 de junio de 1654 Coronación 20 de octubre de 1650 Predecesor Gustavo II Adolfo Sucesor Carlos X Gustavo Casa Real Vasa

  6. 27/11/2021 · Cristina de Suecia tuvo una vida de lo más agitada, lo que, sin duda, la convierte en un personaje digno de ser recordado. O por las muchas anécdotas que rodearon su vida. Nació en...

  7. Resumen Biografía de Cristina de Suecia Fue expresamente educada y preparada para reinar y llegó a poseer una refinada cultura, pero en su vida se sucedieron altibajos, contradicciones y excentricidades que le valieron la antipatía de muchos sectores influyentes europeos y, a veces, de su propio pueblo que tanto la amó en un principio.