Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 44 resultados de búsqueda

  1. Cuando era joven, Cristián buscó sin éxito la mano de su prima tercera, la reina Victoria del Reino Unido, en matrimonio.Después del fallido compromiso, contrajo nupcias en el palacio de Amalienborg de Copenhague el 26 de mayo de 1842, con su prima segunda, la landgravina Luisa Guillermina de Hesse-Kassel, hija de la princesa Luisa Carlota de Dinamarca y sobrina del rey Cristián VIII de ...

  2. En 1865, se convirtió en zarévich al fallecer en Niza su hermano mayor, el zarévich Nicolás, con cuya prometida, la princesa Dagmar de Dinamarca (María Fiódorovna) contrajo nupcias. Asimismo, fue padre del último zar de Rusia, Nicolás II .

  3. Francisco nació en Florencia, Toscana, hijo mayor de Leopoldo II (1747-1792) y de la infanta María Luisa de España (1745-1792). Por lado paterno era nieto de la emperatriz María Teresa I de Austria y del emperador Francisco I (de quién recibió su nombre), mientras que por lado materno lo era del rey Carlos III de España y María Amalia de Sajonia.

  4. Comandante, Orden Militar de María Teresa, 1814 [17] Gran Cruz, Orden de San Esteban de Hungría, 1829 [18] Bélgica: Gran Cordón, Orden de Leopoldo, 1851 [19] Imperio del Brasil: Gran Cruz, Orden de la Cruz del Sur Dinamarca: Caballero del Elefante, 27 de febrero de 1841 [20]

  5. María (Leicester House, 22 de febrero de 1723-Hanau, 14 de enero de 1772), casada con Federico II, landgrave de Hesse-Kassel. Luisa (Leicester House, 7 de diciembre de 1724 - palacio de Christiansborg , 19 de diciembre de 1751 ), casada con Federico V , rey de Dinamarca y de Noruega .

  6. María Teresa I de Austria [Nota 1] (Viena, 13 de mayo de 1717-Viena, 29 de noviembre de 1780) [1] fue la primera y única mujer que gobernó sobre los dominios de los Habsburgo y la última jefa de la casa de Habsburgo, pues a partir de su matrimonio la dinastía pasó a llamarse Casa de Habsburgo-Lorena.

  7. La política exterior alemana durante el reinado de Guillermo II se enfrentó con varios problemas significativos. Probablemente el más aparente fue que Guillermo II, un hombre impaciente por naturaleza, subjetivo en sus reacciones y afectado fuertemente por sus impulsos y sentimientos, no estaba personalmente preparado para conducir la política exterior alemana por un camino racional.