Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 36 resultados de búsqueda

  1. Guillermo Alejandro de los Países Bajos (Willem-Alexander Claus George Ferdinand van Oranje-Nassau; Utrecht, 27 de abril de 1967) [1] es el actual rey de los Países Bajos desde el 30 de abril de 2013 tras la abdicación de su madre, la reina Beatriz, quien retomó el título de princesa de los Países Bajos

  2. Guillermo de Orange-Nassau —en neerlandés, Willem van Oranje-Nassau— (Dillenburg, Sacro Imperio Romano Germánico, 24 de abril de 1533-Delft, Provincias Unidas, 10 de julio de 1584), llamado el Taciturno, fue miembro de la Casa de Nassau y se convirtió en Príncipe de Orange en 1544.

  3. Guillermo III de Inglaterra (La Haya, 14 de noviembre de 1650-Palacio de Kensington, 8 de marzo de 1702) fue un aristócrata neerlandés y príncipe protestante de Orange desde su nacimiento, y rey de Inglaterra e Irlanda —como Guillermo III— desde el 13 de febrero de 1688, y rey de Escocia —como Guillermo II— desde el 11 de abril de 1689, en cada caso hasta su muerte.

  4. El príncipe Guillermo de Luxemburgo (en francés: Guillaume Jean Joseph Marie; 11 de noviembre de 1981, Ciudad de Luxemburgo, Luxemburgo) es el gran duque heredero del Gran Ducado de Luxemburgo. Es el primer hijo de cinco hermanos de Enrique, gran duque de Luxemburgo y de María Teresa Mestre .

  5. La Casa de Orange-Nassau (en Neerlandés: Huis van Oranje-Nassau), una rama de la Casa de Nassau, ha jugado un papel central en la historia de los Países Bajos, y en ocasiones en la historia de Europa desde Guillermo de Orange (también conocido como "Guillermo el Taciturno" y "Padre de la Patria"), que organizó la revuelta de los holandeses contra el dominio español y que tras más de ...

  6. Guillermo I de Alemania (en alemán, Wilhelm I; Berlín, 22 de marzo de 1797 - ib., 9 de marzo de 1888) fue rey de Prusia, desde el 2 de enero de 1861 y el primer emperador alemán desde el 18 de enero de 1871 hasta su fallecimiento.

  7. Federico creció en una época conflictiva durante la cual el liberalismo conoció un fuerte empuje en el mundo germánico. [8] Se empezaba a gestar una voluntad de unificar Alemania y de instaurar una monarquía constitucional que garantizara la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, la protección de la propiedad privada y el reconocimiento de los derechos civiles y políticos. [9]