Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 44 resultados de búsqueda

  1. La alarma pública aumentó cuando la reina María —después de varios abortos y niños nacidos muertos— daba a luz a un hijo varón y heredero de la corona, Jacobo Francisco Eduardo, el 10 de junio de 1688 (algunos suponen que el pequeño no era un príncipe real y que en realidad había sustituido al hijo muerto de la reina; no hay, sin embargo, prueba alguna que apoye tal conjetura).

  2. Carlos Eduardo Estuardo Era hijo del pretendiente jacobita Jacobo III , nacido en Gran Bretaña , quien había intentado vanamente restablecer a los Estuardo en el trono británico, y de la princesa Clementina Sobieska (1702-1735), nieta de Juan III de Polonia .

  3. Jacobo Francisco Estuardo, conocido como el Viejo Pretendiente, reclamó el trono como Jacobo VIII de Escocia y Jacobo III de Inglaterra (1701–1766) Carlos Eduardo Estuardo, el Joven Pretendiente, reclamó el trono como Carlos III (1766–1788) Enrique Benedicto Estuardo, que reclamó el trono como Enrique IX de Inglaterra (1766–1807).

  4. Además, Luis XIV se enfrentó a Guillermo III reconociendo a Jacobo Francisco Eduardo Estuardo —el hijo de Jacobo II, que había muerto en 1701— como rey de Inglaterra. El conflicto subsecuente, conocido como la Guerra de sucesión española , continuó hasta 1713 .

  5. María I, de nombre María Estuardo (en inglés, Mary Stuart, Mary Stewart o Marie Steuart; [iii] 8 de diciembre de 1542-8 de febrero de 1587), fue reina de Escocia del 14 de diciembre de 1542 al 24 de julio de 1567. Única hija legítima de Jacobo V, con seis días de edad sucedió a su padre en el trono escocés.

  6. Por un lado, y gracias a la mediación de Felipe, Inglaterra se sumó al tratado de paz de Cateau-Cambrésis en 1559, en el que Isabel renunciaba formalmente a la última plaza inglesa en el continente, Calais, capturada el año anterior por Francisco de Guisa, hermano de María de Guisa; por su lado, Francia se comprometía a retirar su apoyo a las pretensiones de María Estuardo al trono ...

  7. El 12 de febrero de 1689, la Convención del Parlamento declaró que la partida del rey suponía una renuncia, y que Guillermo III y María II, y no el hijo católico del monarca, Jacobo Francisco Estuardo, serían los soberanos de Inglaterra e Irlanda.