Yahoo Search Búsqueda en la Web

Resultado de búsqueda

  1. Su relación amorosa con el mariscal Mauricio de Sajonia activó los celos de la duquesa de Bouillon y, a continuación, se produjo un misterioso accidente, en que la leyenda quiso que un ramo envenenado, ofrecido por su rival, fuese el causante de su muerte.

  2. Hace 3 días · Adriana Lecouvreur es la historia de una actriz, cuya protagonista la obra toma su título, enamorada de un noble llamado Mauricio, conde de Sajonia.Adriana es una mujer dedicada al arte ya su perfeccionamiento -se presenta como una intermediaria entre el genio del artista y el público-, que se verá envuelta, contra su voluntad, en una intriga política que pondrá fin a la su vida: Mauricio ...

  3. 28 de may. de 2024 · Una de las decisiones de esta producción la encontramos en que se incentiva el contacto físico: los besos en la escena son reales, sin precipitación, se da tiempo suficiente a los intérpretes de Adriana y Mauricio para que, mientras recuperan el aliento después del esfuerzo de cantar, se den besos y se toquen como si estuvieran dominados por una pulsión sexual irreprimible.

  4. Hace 1 día · 12 junio 2024. Redacción OW «Adriana Lecouvreur» Liceu Barcelona. El Gran Teatre del Liceu presenta siete funciones de la ópera Adriana Lecouvreur ( 16, 17, 19, 20 , 22 , 26 y 29 de junio) en una propuesta escénica firmada por David McVicar y bajo la dirección musical del maestro estadounidense Patrick Summers. Dos repartos darán vida ...

  5. Hace 3 días · Su relación amorosa con el mariscal Mauricio de Sajonia activó los celos de la duquesa de Bouillon y, a continuación, se produjo un misterioso accidente: la leyenda cuenta que un ramo ...

  6. Hace 2 días · Envenenada en extrañas circunstan­cias a los 38 años, la leyenda dice que fue su rival, la duquesa de Bouilon, quien, celosa por su relación amorosa con el mariscal Mauricio de Sajonia, le ofreció un ramo de violetas envenenado que le causó la muerte en 1930.

  7. Hace 3 días · La producción. En Adriana Lecouvreur, como ya había hecho en otras dos producciones que también se han visto en el Liceu —las de Andrea Chénier y La traviata, que volverá la próxima temporada—, McVicar optó por una escenografía de época, de principios del siglo XVIII, que nos traslada al tiempo en el que sucedieron los hechos originales que inspiraron la ópera de Cilèa.