Yahoo Search Búsqueda en la Web

Resultado de búsqueda

  1. Segismundo II Augusto I Jagellón (en polaco: Zygmunt II August; en ruteno: Żygimont III Awgust I; en lituano: Žygimantas III Augustas I; en alemán: Sigismund II. August) ( Cracovia, 1520- Knyszyn, 1572) fue rey de Polonia y gran duque de Lituania (1548-1572).

  2. Hija del emperador Fernando I. Segismundo II Augusto Jagellón. Fue rey de Polonia y Gran Duque de Lituania, Rey de Polonia (1520-1572) fue el primer gobernante de la Mancomunidad Polaco-lituana y el último monarca masculino de la dinastía jagellónica.

  3. 21 de sept. de 2020 · Segismundo II Augusto I Jagellón fue rey de Polonia y gran duque de Lituania . Era hijo de Segismundo I y de la princesa Bona Sforza de Milán. Fue el último de los Jagellón varones y tras su muerte, la Unión de Lublin prefirió y se convirtió en una monarquía electiva, celebrando en 1573 la primera Libre elección, que eligió ...

  4. Vida y Biografía de Segismundo II Augusto Jagellón (Cracovia, 1520-Knyszyn, 1572) Rey de Polonia (1548-1572) y enorme duque de Lituania (1529-1572). Último rey Jagellón, fue coronado formalmente en 1530 y resaltó por su enorme cultura renacentista. Casado (1547) con la princesa protestante Bárbara Radzvill, provocó la oposición de la Dieta.

  5. 2 de feb. de 2022 · Segismundo II Augusto (1 de agosto de 1520 – 7 de julio de 1572) fue rey de Polonia y Gran Duque de Lituania, hijo de Segismundo I el Viejo, a quien Segismundo II sucedió en 1548. Fue el primer gobernante de la Mancomunidad Polaco-Lituana y el último monarca masculino de la dinastía jagellónica.

  6. Segismundo II Jagellón, Rey de Polonia (1520-1572). » MCNBiografias.com Segismundo II Jagellón, Rey de Polonia (1520-1572). Rey de Polonia llamado Augusto, nacido en Cracovia en agosto de 1520 y muerto en Knyszyn en julio de 1572. Hijo y sucesor de Segismundo I, del que fue declarado heredero en 1529 y se coronó en 1530.

  7. Segismundo II Augusto Jagellón, el último de la dinastía Jagellón, no tuvo descendencia. El prestigio de los Jagellones y la certeza de que conservarían el trono en las sucesivas elecciones de soberano supusieron un elemento de cohesión que contrarrestó las fuerzas disociadoras inherentes al sistema estatal.