Yahoo Search Búsqueda en la Web

Resultado de búsqueda

  1. 15 de mar. de 2017 · El 15 de marzo de 2017 se cumplieron 100 años de la abdicación del último zar de Rusia, Nicolás II. "La revolución rusa llegó como un ladrón en medio de la noche. Sabíamos que...

  2. 1 de nov. de 2023 · El 1 de noviembre de 1894, Nicolás II sucedió a su padre como zar de Rusia. Sería el último de los Romanov, la dinastía que durante tres siglos llevó las riendas de uno de los imperios más extensos del mundo, pero que a finales del siglo XIX necesitaba urgentemente reformas profundas, de tipo económico pero sobre todo político.

    • abdicación del zar nicolás ii de rusia1
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia2
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia3
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia4
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia5
  3. El 2 de marzo de 1917, en medio de la agitación de la Revolución, el último Emperador ruso, Nicolás II, abdicó del trono en favor de su hermano el Gran Duque Mijaíl Alexándrovich....

    • abdicación del zar nicolás ii de rusia1
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia2
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia3
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia4
    • abdicación del zar nicolás ii de rusia5
  4. El zar Nicolás II era de naturaleza gentil y abstraída, en que trataba de no vislumbrar sus ideas; inteligente, honrado y meticuloso, esencialmente tímido, romántico e idealista y con un carácter pacífico.

    • Nikolái Aleksándrovich Románov (en ruso: Николай Александрович Романов)
  5. Zar Nicholás II Románov (1868-1918), lea el Acta de Abdicación en Tsárskoye Seló, el 15 de marzo de 1917. El último emperador ruso firmó su abdicación hace 100 años, el 15 de marzo...

  6. La abdicación del zar Nicolás II tuvo un impacto acotado en San Petersburgo, pero la noticia se expandió con lentitud hacia el resto del país. Mientras el zar parecía disfrutar con su nueva...

  7. 17 de jul. de 2023 · Puede que la abdicación fuese un alivio para Nicolás, que ocupó el trono en 1894, después de la muerte de su padre, Alejandro III. Descrito como un hombre limitado y falto de imaginación, no poseía las aptitudes ni el temperamento necesarios para gobernar en tiempos tan turbulentos.