Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 34 resultados de búsqueda
  1. Los códices han sido nombrados tomando como referencia la ciudad en la que se localizan: el Códice de Dresde, tal vez el más importante y el más estudiado; el de Madrid; el de París y el Códice Maya de México, localizado este último en la sierra de Chiapas, México, que solo recientemente ha sido reconocido por algunos expertos como ...

  2. Los mayas utilizaban un sistema de numeración vigesimal (de base 20) de raíz mixta, similar al de otras civilizaciones mesoamericanas. [1] El sistema numérico de rayas y puntos, que formaba la base de la numeración maya, estaba en uso en Mesoamérica desde c. 1000 a. C.; [2] los mayas lo adoptaron por el Preclásico Tardío, y añadieron el símbolo para el cero.

  3. El códice de Dresde es probablemente el códice más antiguo que ha sobrevivido, probablemente escrito en los siglos XIII o XIV. Este códice contiene 78 páginas escritas con todo tipo de jeroglíficos mayas y datos astronómicos, especialmente referentes a Venus y a la Luna.

  4. De los códices prehispánicos muy pocos existen actualmente, porque desde la conquista fueron destruidos en forma generalizada; primero en la toma de los edificios donde se guardaban (amoxcalli) y después en “autos de fe” que organizaban los frailes europeos para aniquilar lo que ellos consideraban como “obras del demonio”.

  5. En sus monumentos dejó una serie de inscripciones que hasta hoy no han sido resueltos. Lamentablemente, muchos documentos mayas fueron destruidos y llegaron hasta nosotros sólo tres libros: el Códice de Dresde, el Códice de Madrid y el Códice de París. Los libros mayas eran confeccionados en una sola hoja que era plegada como un acordeón.

  6. Los pueblos mayas habitaban en los bosques tropicales, actualmente ubicados en las regiones de Guatemala, Honduras y la Península de Yucatán (México). Se organizaron en ciudades-estado, las cuales tomaban las decisiones políticas y religiosas. Como no eran un imperio unificado, no constituían la fuerza suficiente para evitar las invasiones de los pueblos vecinos. Las ciudades […]

  7. Códice Dresde, folios 4 y 5. La superficie de la tierra es el lomo rugoso -que representa los accidentes naturales- del caimán sagrado, divinidad que encarna la fertilidad cósmica y terrenal. En consecuencia la tierra en sí misma constituye una deidad, los mayas habitan en un dios que les proporciona lo necesario para sobrevivir.

  1. Otras búsquedas realizadas