Yahoo Search Búsqueda en la Web

Resultado de búsqueda

  1. Lista de los señores y duques de Florencia y Grandes Duques del Ducado de Toscana : Duques de Tuscia (576-797) 576-585 Gummarito 585-590 Walfredo 590-602 Arnolfo 602-630 Ariulfo 630-685 Tasone 685-714 Allovisino 714-? Walperto ?-728 Pertifunso 728-730 Ramingo 730-? Berprando ?-741 Varnefredo 741-744 Walprando 744 Alperto 744 Desiderio

    • 27 de agosto de 1569
    • Vitalicio o hasta su abdicación
    • Nacimiento
    • Su alteza imperial y real
  2. El nuevo duque inició una política expansionista que culminará con la conquista de Siena (1555), ratificada por el rey de España, Felipe II en el marco del Tratado de Florencia (1557) que supondrá también la creación del Estado de los Presidios, bajo control de virreyes españoles, en el Argentario, antigua área de influencia senesa.

  3. Felipe II, el arte de gobernar un vasto imperio Desde su despacho en El Escorial, el Rey Prudente rigió su extenso imperio a través de redes de información y espionaje muy elaboradas, y valiéndose de ministros discretos y leales que le dejaban siempre la última decisión. Historia Descubierta la causa de la deformación de los Habsburgo

    • felipe ii duque de toscana1
    • felipe ii duque de toscana2
    • felipe ii duque de toscana3
    • felipe ii duque de toscana4
    • felipe ii duque de toscana5
  4. Biografía Leopoldo II, hijo de Fernando III, Gran Duque de Toscana, y la Princesa Luisa María Amelia Teresa de las Dos Sicilias, nació en Florencia el 3 de octubre de 1797. Sus abuelos por línea materna fueron Fernando I de las Dos Sicilias y María Carolina de Austria.

    • Leopoldo Juan José Francisco Fernando Carlos
  5. En 1569, Cosme I fue nombrado por el papa Pío V como Gran Duque de Toscana, dando comienzo a la historia de un nuevo estado conocido como el Gran Ducado de Toscana, que duraría hasta 1859. El duque gobernaría este estado como un monarca absoluto, muy alejado del sistema republicano anterior.

  6. 27 de feb. de 2023 · En el verano de 1598, y según fray José de Sigüenza, su consejero, Felipe II se sintió " asado y consumido del fuego maligno que le tenía ya en los huesos ". Sufrió unos dolores tan intensos que no se le podía mover, lavar o cambiar de ropa.