Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 276.000 resultados de búsqueda
  1. Anuncios
    relacionados con: reina isabel i de inglaterra
  1. Isabel I de Inglaterra (en inglés, Elizabeth I), a menudo referida como la Reina Virgen, Gloriana o la Buena Reina Bess ( Greenwich, 7 de septiembre de 1533 - Richmond, 24 de marzo de 1603 ), fue reina de Inglaterra e Irlanda desde el 17 de noviembre de 1558 hasta el día de su muerte. Isabel fue la quinta y última monarca de la dinastía Tudor.

    • Infancia
    • Sucesión
    • Gobierno
    • Tolerancia Religiosa
    • María, Reina de Escocia
    • La Armada Española
    • Cultura Isabelina
    • Muerte Y Sucesor

    Isabel nació el 7 de septiembre de 1533 en el Palacio de Greenwich, hija de Enrique VIII de Inglaterra (r. 1509-1547) y Ana Bolena (ca. 1501-1536). Recibió el nombre de su abuela, Isabel de York (nacida en 1466), esposa de Enrique VII de Inglaterra (r. 1485-1509). Cuando su padre se peleó con Ana (y la hizo arrestar y ejecutar), su matrimonio fue anulado e Isabel declarada ilegítima. En mayo de 1536 el rey se casó con la que sería su tercera esposa, Jane Seymour (ca. 1509-1537), quien le dio un hijo legítimo, Eduardo, que sucedería a su padre como Eduardo VI de Inglaterra (r. 1547-1553). Isabel no disfrutó de un hogar familiar feliz hasta el sexto y último matrimonio de su padre, en julio de 1543, con Catalina Parr (ca. 1512-1548), quien se hizo cargo del bienestar y la educación de sus hijastros, lo que para Isabel incluyó el estudio del francés, el italiano, el latín y el griego, así como de la teología, la música, la filosofía moral y la retórica (que le resultaría de utilidad, m...

    En noviembre de 1558 fallece María, de cáncer de estómago, sin herederos, por lo que su media hermana Isabel pasó a ser la reina. Con solo 25 años, fue coronada en una de las ceremonias más majestuosas celebradas nunca antes en la Abadía de Westminster, el 15 de enero de 1559. Los tres hijos e hijas de Enrique VIII habían heredado el trono de forma sucesiva, tal como él lo había deseado en 1544 (si ninguno tenía heredero). Isabel heredó un reino frágil, rodeado de enemigos. Todos los territorios en Francia se habían perdido, el estado estaba casi en bancarrota y la política era todavía un ámbito dominado sobre todo por hombres, en el que se esperaba que una reina se casara lo antes posible. Por lo tanto, Isabel tuvo que andar cautelosamente en esos primeros años de reinado, rodeándose de consejeros competentes.

    Para aconsejarle en el gobierno, Isabel escogió como secretario personal a William Cecil, Lord Burghley (1520-1598). Sir Francis Walsingham (ca. 1530-1590) fue otro de los elegidos, que ostentó el cargo de secretario de estado, y cuya inestimable red de espías se expandió por toda Europa. Robert Dudley (ca. 1532-1588), que llegaría a ser conde de Leicester, fue otro de sus favoritos. Todos ellos permanecerían al lado de la reina en la mayor parte de su reinado, aunque se rumoreaba que la relación con Dudley fue más allá de los vínculos profesionales. Desde luego, no era normal conceder un condado a alguien fuera de la familia real, y Dudley tenía apartamentos próximos a los de la reina en la mayoría de sus residencias principales. Dudley estaba casado, y cuando su mujer fue descubierta en el fondo de un hueco de escalera con el cuello roto, muchos sospecharon que él la había empujado. El consiguiente escándalo hizo descartar cualquier posibilidad de matrimonio con la reina aunque, e...

    Isabel retornó a la Iglesia de Inglaterra a su estatus reformado, tal como había sido bajo el reinado de Eduardo VI. Reinstauró el Acta de Supremacía (abril de 1559), que ponía al monarca inglés al frente de la Iglesia (en oposición al papa). El libro protestante de oraciones comunes de Thomas Cranmer fue también reinstaurado (la versión de 1552). No obstante, ni los protestantes ni los católicos más intransigentes quedaron satisfechos con la posición pragmática de Isabel, al situarse en un término medio adecuado para la mayor parte de sus súbditos, indiferentes en su mayoría. Los extremistas de fe católica o protestante recibieron una amplia autorización para mantener sus creencias sin interferencias, a pesar de que el papa excomulgó a la reina, por herejía, en febrero de 1570. Isabel también fue activa en el exterior, intentando imponer el protestantismo en la católica Irlanda, lo que provocó rebeliones frecuentes (1569-73, 1579-83 y 1595-8), a menudo con la ayuda material de Espa...

    En 1568, María fue arrestada a su llegada a Inglaterra. Aún estando confinada, representaba un peligro para Isabel, que dudaba sobre qué hacer con su prima. Al año siguiente estalló una rebelión en el norte de Inglaterra, provocada por los condes de Northumberland y Westmorland, ambos católicos acérrimos. Isabel respondió enérgicamente enviando un ejército al mando del conde de Sussex y ahorcando a 900 rebeldes. A continuación, el conspirador duque de Norfolk, que había tramado con España una invasión de Inglaterra para coronar a María como reina (la conspiración de Ridolfi de 1571), fue ejecutado en 1572. El parlamento inglés estaba ansioso por garantizar el trono de Isabel; ya le había solicitado dos veces que contrajera matrimonio (1559 y 1563). Ahora había una amenaza adicional para la dinastía, personalizada en María. Si no había heredero, María podía hacerse con el trono de Isabel. Por ese motivo, en 1586, el parlamento solicitó dos veces a la reina la firma de la sentencia de...

    La ejecución de María Estuardo, el 8 de febrero de 1587, dio a Felipe II un motivo adicional para atacar a Inglaterra. Felipe estaba indignado con las rebeliones en los Países Bajos que alteraban el comercio, y el envío de tropas por parte de Isabel, en 1585, en apoyo de los protestantes. Otros motivos de discordia eran el rechazo inglés al catolicismo y al papa, y la acción de los corsarios, «lobos de mar» como Francis Drake(ca. 1540-1596), que saqueaba naves españolas cargadas con oro y plata procedentes del Nuevo Mundo. La propia Isabel incluso había financiado alguno de esos dudosos negocios. España tampoco era completamente inocente: confiscaba barcos ingleses en puertos españoles e impedía el acceso de los comerciantes ingleses a los mercados del Nuevo Mundo. Cuando Drake atacó Cádiz en 1587, Felipe se preparó para la guerra. En 1588 el rey de España reunió una gran armada de 132 barcos que navegó de Lisboa a los Países Bajos para recoger un ejército al mando del duque de Parm...

    Las artes, como sucede normalmente en tiempos de paz, progresaron enormemente en la época isabelina. En 1576 Londres inauguró su primer teatro, fundado por James Burbage y conocido simplemente como «El Teatro». Hacia 1593, William Shakespeare escribió su obra Romeo y Julieta. Las grandes tragedias históricas como Ricardo III tenían como objetivo enaltecer el ego real de los Tudor, de forma que describían un panorama mucho más negro de los tiempos anteriores de lo que lo fue en realidad. Por su parte, obras como Enrique Vglorificaban el pasado de Inglaterra y contribuían al sentimiento nacionalista en continuo crecimiento. La reina disfrutaba viendo las obras de teatro y espectáculos al aire libre, y apadrinaba artistas y dramaturgos. Otros escritores destacados de este período son Christopher Marlowe (1564-1593) y Ben Jonson (1572-1637). La época isabelina vio a Europa abrirse el mundo, lo que realmente no fue muy beneficioso para el mundo, sino más bien para la riqueza de las poten...

    La realidad de los últimos años del reinado de Isabel fue mucho menos romántica que su imagen legendaria. Una serie de malas cosechas, inflación, impuestos elevados, los costes de la guerra con España y un aumento del desempleo y la criminalidad, se cobraron su precio en una población de pasó de 3 millones al comienzo del reinado, a 4 millones al final. La pobreza creció de tal forma que se aprobaron «Poor laws» (leyes de pobres) en 1597 y 1601, en un intento de aliviar el problema, proporcionando reformatorios para los vagabundos y formación para los niños. Se produjeron disturbios por el hambre en Londres y Anglia Oriental en 1595-7, aunque es importante destacar que ninguna puso en jaque la monarquía como sí lo habían hecho los previos levantamientos populares contra los Tudor. Isabel murió el 24 de marzo de 1603 en el palacio de Richmond, probablemente a causa de una mezcla de bronquitis y neumonía. Tenía 69 años y había sobrevivido a todos sus amigos y favoritos; fue enterrada...

  2. Isabel I, soberana de un carácter y un talento arrolladores, sintió una aversión casi patológica por el matrimonio y quiso ser recordada como la "Reina Virgen", aunque de sus múltiples virtudes fuese la virginidad la única absolutamente cuestionable. Isabel I de Inglaterra

    • Isabel I de Inglaterra. Isabel I de Inglaterra vestida con opulencia con motivo de la victoria naval contra España en 1588.
    • Enrique VIII y Ana Bolena. Obra de Marcus Stone, de 1870, en la que aparecen Enrique VIII y Ana Bolena, progenitores de Isabel I de Inglaterra, observados por la reina Catalina de Aragón.
    • La Reina Virgen. Retrato al óleo de Isabel I, Reina de Inglaterra e Irlanda. La obra titulada "The Rainbow Portrait of Queen Elizabeth I". La obra, pintada alrededor de los años 1600 y 1602, se atribuye al pintor Marcus Gheeraerts, un artista flamenco instalado en la corte de los Tudor.
    • El ascenso al trono. Así lucía la Reina Isabel I de Inglaterra vestida para el día de su coronación. El vestido, confeccionado con piel de armiño se muestra engalanado con la rosa de los Tudor.
    • Belén Romero
    • Persuasiva. A la muerte de Enrique VIII, la reina viuda, Catalina Parr, se casó con Thomas Seymour, perteneciente a la aristocracia. Este sedujo a la joven Isabel, que cayó enamorada de él.
    • Pertinaz. Isabel estaba resuelta a no casarse pese a las súplicas de la Cámara de los Comunes, que pedía a su reina que asegurase la supervivencia de la dinastía.
    • Obsesionada con la juventud. Con el paso de los años se acentuó una resistencia tenaz a envejecer, que se convirtió en una verda­dera obsesión. Tanto en la juventud como en la madurez, Isabel exageró su palidez de rostro virginal, se vistió con aparatosos y suntuosos vestidos que hacía acompañar de todas las pa­rafernalias de una auténtica reina (los guantes como símbolo de elegancia, el armiño como símbolo de pureza, la corona y el cetro como iconos monárquicos...)
    • Vanidosa. En los últimos años de su reinado se negó a que la pintaran “al natural”, a que se la retra­tara sin aprobación oficial o a que una dama de la corte pudiera hacerle som­bra en belleza y elegancia.
  3. Isabel I de Inglaterra Reina de Inglaterra e Irlanda –No quiero un marido que me honre como reina, si no me quiere como mujer– Consolidó la monarquía y elevó a Ingl

  1. Anuncios
    relacionados con: reina isabel i de inglaterra
  1. Otras búsquedas realizadas