Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 2.380 resultados de búsqueda
  1. Anuncios
    relacionados con: Alejandra Fiódorovna Románova
  2. 100,000+ usuarios visitaron mylife.com el mes pasado

    Report includes: Contact Info, Address, Photos, Court Records & Reviews

  1. Alejandra Fiódorovna Románova. La emperatriz fotografiada por Boasson y Eggler en 1908. Alejandra Fiódorovna de Rusia (en ruso: Александра Фёдоровна; Darmstadt, 6 de junio de 1872 - Ekaterimburgo, 17 de julio de 1918) fue consorte del último emperador Nicolás II de Rusia. Nacida como Alix de Hesse-Darmstadt, fue nieta de ...

    • Alix Victoria Elena Luisa Beatriz
    • Abolición de la monarquía por la Revolución de Febrero
  2. Alejandra Fiódorovna. (Alix de Hesse y el Rin o de Hesse-Darmstadt, más conocida como Alejandra o Alexandra Fiódorovna Románova; Darmstadt, Alemania, 1872 - Ekaterinburgo, Rusia, 1918) Emperatriz de Rusia, esposa de Nicolás II. Hija de Luis IV, gran duque de Hesse, en 1894 contrajo matrimonio con el futuro zar Nicolás II de Rusia ...

    • La Novia Del Zarevich Alexis Nikolaievich
    • La Boda
    • Descendencia
    • Fin de La Dinastía

    Con motivo del noviazgo entre Isabel de Hesse, hermana de Alix, y el Gran Duque Sergio Alexandrovich de Rusia, Alix conoció a Nicolás, el heredero del imperio ruso, de quien se enamoró desde el primer momento. Sus sentimientos fueron correspondidos por el zarevich. Ambos, emparentados por varias ramas genealógicas, no recibieron el beneplático de sus respectivas familias. Ni la Reina Victoria ni el Zar Alejandro IIIy su esposa aprobaron su relación. A pesar de los obstáculos, Nicolás terminó pidiendo la mano de Alix y consiguió que su padre, en su lecho de muerte, aceptara a la princesa germana como esposa de su hijo.

    El 1 de noviembre de 1894 fallecía el zar Alejandro III y su hijo se convertía en el nuevo zar como Nicolás II. Un día después, Alix se convertía a la fe ortodoxa, algo que le había costado asumir como parte del compromiso con Nicolás, y se convirtió en la Gran Duquesa Alejandra Feodorovna. Pocos días después de enterrar al zar Alejandro en Moscú, el 19 de noviembre, se celebraba la boda real. Fue el 26 de noviembre de 1894en la Gran Iglesia del Palacio de Invierno de San Petersburgo. Las malas lenguas empezaron a hablar de una boda precedida de un negro ataúd. Aquel día, Alejandra se convertía en zarina pero su coronación oficial tuvo lugar el 14 de mayo de 1896, un día que también tuvo su lado dramático. La ceremonia de coronación se celebró en el palacio del Kremlin de Moscú. En honor a tal dichoso día para los zares, se decidió distribuir alimentos entre la población. Una iniciativa que terminó convirtiéndose en una auténtica tragedia. Los habitantes de Moscú, pobres y hambrient...

    En 1895 nacía el primer vástago de la pareja imperial. Y fue la primera decepción para el reino. Llegaba al mundo la duquesa Olga. Dos años después nacía Tatiana a la que siguió María en 1899 y Anastasia en 1901. Durante todos aquellos años, Alejandra se vio sometida a una angustiante presión de la opinión pública y de los rumores de palacio por no ser capaz de dar a la ancestral dinastía Romanov un heredero. A pesar de que Nicolás fue cariñoso con su esposa y aceptó con alegría la llegada de las duquesas, el problema sucesorio continuaba sin resolverse. Y cuando al fin llegó el ansiado heredero, el zarevich Alexis, en 1904, pronto una terrible noticia oscureció palacio. El pequeño Alexis había heredado la hemofilia de su madre, transmitida por vía materna. Alejandra se volcó entonces en sobre proteger a su hijo y a ocultar en la medida que era posible, la situación. Desesperada por no encontrar una respuesta satisfactoria en los médicos de palacio, Alejandra pronto cayó bajo el emb...

    Nicolás II fue incapaz de gobernar el vasto imperio ruso, un territorio en el que la pobreza, el hambre y la desesperación del pueblo, fueron los detonantes de la Revolución de Octubre. El zar, quien en alguna ocasión había confesado que nunca quiso serlo, abdicó sus derechos y los del zarevich en marzo de 1917. Terminaba oficialmente el reinado de la dinastía de los Romanov, que había reinado en Rusia desde el siglo XVII. Pero la abdicación no fue suficiente para salvar sus vidas. La familia imperial era el símbolo de un pasado demasiado reciente que los enemigos de la revolución podían utilizar para volver al régimen anterior. Viendo su vida peligrar, sus fieles aliados buscaron asilo en distintos países europeos.Todos les cerraron las puertas. Nicolas, Alejandra y sus cinco hijos, fueron recluidos en un primer momento en el palacio de Tsarcoye Seló pero en agosto de 1917 fueron trasladados a Tobolsk donde vivieron hasta que fueron trasladados a Ekaterimburgo en abril de 1918. Poc...

    • 26 de mayo de 1896
    • 26 de noviembre de 1894-15 de marzo de 1917
  3. Alejandra Fiódorovna Románova nació como Alix de Hesse y del Rin, el 6 de junio de 1872 en el Palacio Nuevo de Darmstadt, y fue el sexto hijo (cuarta hija) del Gran Duque Luis IV de Hesse y la princesa Alice del Reino Unido.

  4. La princesa Alicia fue la madre de la zarina Alejandra Fiódorovna Románova, así como bisabuela de Felipe de Edimburgo, marido de la actual reina Isabel II del Reino Unido. Información extraída de Packard, 1999.

    • (17)
  5. Entradas etiquetadas como ‘Alejandra Fiódorovna Románova’ Las últimas fotos de la familia del zar Nicolás II antes de ser asesinada por los bolcheviques Helena y Ánxel 09 de marzo de 2017

    • ¿Cómo Se conocieron Nicolás II Y Alejandra Románov?
    • ¿Cómo Comenzó El Romance Entre Nicolás II Y Alejandra Románov?
    • Carrera Militar de Nicolás II
    • El Reencuentro de Nicolás II Y Alejandra Románov
    • Los Zares de Rusia Se oponían A La Relación de Nicolás II Alejandra Románov
    • El Romance de Nicolás II Y Mathilde Kschessinska
    • El Compromiso de Nicolás II Y Alejandra Románov
    • Alejandra Románov Y Nicolás II Se comprometen
    • Anillo de Compromiso de Alejandra Románov Y Otros Regalos Del ZAR de Rusia
    • ¿Cómo Fue El Noviazgo de Nicolás II Y Alejandra Románov?

    En 1884, se casó su tío paterno Sergio Alexándrovich Románov, con la princesa alemana Ella, hija del gran duque de Hesse-Darmamstand, Luis IV y de la difunta Alicia, tercera de los nueve hijos de la reina Victoria de Inglaterra. A la boda de Ella asistió su hermana menor, Alix Hesse, que tenía solo 12 años de edad. Eso no fue obstáculo para que Nicolás se fijase en la jovencita de cabellos dorados, con un gracioso hoyuelo en cada mejilla y de carácter alegre. Ellos hablaron y Alix le contó: Alix era conocida en la corte inglesa como Sunny (risueña). La corte alemana, en cambio, la apodaba Spitzbube (pilluela) debido a su carácter travieso y poco dócil.

    Entre Alix y Nicolás, surgió el amor a primera vista. Días después, se dieron cita en la pequeña dacha (así se conocen en Rusia las fincas de recreo) imperial, Alejandría. Contemplando el paisaje desde una ventana superior, cuando ella le propuso: “Vamos a dejar constancia permanente de este momento único, grabando nuestros nombres en el cristal”. “¿Cómo hacerlo?”, preguntó él. “Es muy fácil. Con los diamantes de mis anillos. Yo acostumbro a rayar los cristales de ese modo”. Entre risas, marcaron sus nombres en la ventana, mientras se juraban amor eternoe incondicional. Nicolás le pidió a su hermana Xenia, con la cual la princesa Alix había entablado una gran amistad, que le diese una joya para obsequiársela a la muchacha. Esta le entregó un broche de diamantes. Pero, más tarde, Alix lo pensó mejor y como se había criado en la puritana corte de Inglaterra, se arrepintió de su ligereza, que catalogó de impropia. En un acto sin precedentes, al día siguiente, mientras bailaban en una f...

    Nicolás cumplió el servicio militar en la Guardia de San Petersburgo. Alexánder Volkov, entonces suboficial, le instruía en el arte de marcar el paso y la técnica de desfilar. Jorge, el hermano de Nicolás, de naturaleza enfermiza, se agazapaba en la maleza para seguir con entusiasmo sus evoluciones militares. A los 19 años, Alejandro IIIle confirió a su hijo Nicolás el título de coronel y lo puso al mando de un escuadrón de la Guardia Montada. El joven fue enviado al campamento militar Krásnoie Seló, en las afueras de San Petersburgo, para las maniobras de verano. Aunque Nicolás tenía privilegios como miembro imperial, era modesto, gentil y cortés. Se llevaba bien con todos y se sentía feliz. Esto fue lo que escribió a su madre, la emperatriz María: “Hacemos ejercicios dos veces al día: por las mañanas hay prácticas de tiro al blanco y simulacros de batalla al atardecer o viceversa”. Le contó que comía y dormía bien, y jugaba con los oficiales al billar, a los bolos, a las barajas o...

    Él seguía interesado seriamente en la princesita alemana, alta y rubia, Alix de Hesse, hermana menor de la gran duquesa Isabel, esposa del gran duque Sergio. Alix llegó a Rusia para visitar a su hermana Ella, aunque la razón oculta era concertar una cita con su pretendiente, Niki. La Princesa había cumplido 17 años. “Te ves más mujer y luces más hermosa que nunca”, le dijo él. Las visitas de Nicolás a casa de sus tíos Ella y Sergio se hicieron más frecuentes, para ver a Alix. El amor entre Niki y ella crecía como río desbordado en las seis semanas que permaneció la joven en Rusia.

    Alix no era del agrado de la Zarina ni de su esposo, el Zar. La madre de Nicolás la criticaba abiertamente: Alejandro III tenía otros planes matrimoniales para su hijo. Aspiraba a una alianza entre Rusia y Francia; consideraba que la princesa Helena de la casa Orleáns, soltera y sin compromiso, hija del pretendiente a la corona de Francia, el conde de París, sería la esposa ideal para lograr sus propósitos políticos. El Zar argumentó que las distintas religiones que Nicolás y Alixprofesaban era un impedimento para la boda entre ellos. La Princesa pertenecía a la iglesia protestante anglicana de Inglaterra, y Nicolás, a la ortodoxa de Rusia. Como Alix no estaba dispuesta a renunciar a su fe, que había confirmado hacía unos pocos meses, regresó a Inglaterra un tanto reconfortada. —“No puedo cambiar de religión de la noche al día. La fe que profeso ocupa un lugar central en mi vida” —dijo. Nicolás aceptó, sumiso, no volver a insistir en su boda con Alix. No obstante, renunció enérgicam...

    Desde entonces, Nicolás se dedicó a las reuniones del Consejo Imperial. Este le encomendaba algunas tareas, como recibir algún ministro de un país amigo o presidir un comité para ayudar a los más necesitados; pero, en su vida privada, era muy dado a los placeres del mundo . Fue cuando conoció a Mathilde Kschessinska, la mejor ballerina integrante del Ballet Imperial, en una cena de graduación de la escuela de ballet, a la que había asistido toda la familia imperial. Matilde tenía 17 años de edad, y escribió en su libro de memorias Dancing in Petersburgo, que el zar Alejandro III se había sentado a su lado aquella noche; que le había tomado las manos y le había dicho, con mucho cariño: “Conviértete en la gloria y el adorno de nuestro ballet”. Luego el zar se retiró y el lugar fue ocupado por Nicolás. Ella lo miró y escribió sus impresiones más tarde: “En nuestros corazones había nacido un impulso irresistible, que nos acercaba el uno al otro”. Se vieron con frecuencia, porque ella pa...

    A comienzos del año 1894, el zar Alejandro III tenía gripe y estaba muy enfermo de los riñones. El médico le diagnóstico una nefritis. —“Empeorará” —advirtió. El Zar comprendió que ya no había tiempo para preparar a su inexperto tsariévichpara sustituirlo, y le dijo a la zarina María: Fue por eso que ambos condescendieron, aunque de mala gana, a que su hijo hiciera la propuesta matrimonial a la princesa Alix. Alix amaba a Nicolás y se debatía en sus dudas religiosas. El hecho de que él llegara a ser uno de los emperadores más poderosos de Europa no le importaba. En 1889, Alix había rechazado la propuesta matrimonial del joven y popular príncipe Alberto Víctor (Eddie), el hijo mayor del príncipe de Gales y, después de él, heredero directo al trono británico. La reina Victoria, a quien le gustaba el noviazgo, se había admirado de la fuerza de carácter de Alix, cuando esta se negó: “No podré ser feliz con él y él no podrá ser feliz conmigo”. Era muy extraño que no le importara la encum...

    Cuando Nicolás y su comitiva llegaron a Coburgo, Alix lo esperaba en la estación. Tres días estuvo batallando él para que la Princesa le diera el sí. —“No, no es posible” —repetía Alix, llorando angustiada. La reina Victoria, incurablemente romántica, aprobaba el matrimonio de su nieta con el joven ruso y habló con ella, para ayudarla a decidirse. —“Nuestras religiones no son tan diferentes” —le dijo con su estilo de acomodar los problemas. El Káiser Guillermo II, quien había venido desde Berlín y a quien no desagradaba la perspectiva de que el futuro zar de Rusia se casara con una alemana, también le habló a la muchacha. Pero fue su hermana Ella quien aplacó todos sus temores. Al día siguiente, ella aceptó. Más tarde, el casamiento se produciría en extrañas circunstancias.

    Feliz por su compromiso con la princesa Alix, Nicolás IIregresó a Gachina y le contó a su familia los acontecimientos más importantes de su viaje. Dentro de un mes viajaría a Inglaterra para visitar a su amada. En junio se embarcó en el yate imperial ruso ‘Estrella Polar’, en una travesía que duró cuatro días. Desembarcó en Gravesend y allí tomó el tren hasta la estación de Waterloo, Londres, donde lo esperaba Alix. La pareja se dirigió a descansar por tres días al cotagge Whalton on Thames, posesión de la hermana mayor de Alix, la princesa Victoria de Battenberg. Allí se juraron amor eterno. Después, tuvieron que viajar al castillo de Windsor, donde la reina Victoria los estaba esperando. En Windsor, Nicolás presentó los regalos que había traído para su prometida. Alix se probó su anillo de compromiso, una joya de oro con una perla rosada: —“¡Es hermoso!” —exclamó admirada. Y recibió con entusiasmo un collar de perlas rosadas, un brazalete con una esmeralda, y un broche de zafiros...

    Pero el zar Alejandro IIIno solo le había enviado esa joya a su nuera, sino también a su confesor personal, el padre Iánishev, para que la iniciase en la instrucción de la religión ortodoxa. Alix era impetuosa, y a pesar de las lecciones del sacerdote, solía irrumpir en las habitaciones de Nicolás, y descubrió que él tenía un diario. A partir de ese momento, ella le llenó el diario con versos, plegarias y mensajes de amor tales como este: La reina Victoria, condescendiente como nunca antes, los dejaba salir a pasear sin chaperona. Él se creyó en el deber de contar a Alix su pasada relación con la ballerinaMatilde Kschessinska. —“Tentaciones las tenemos todos y Dios habrá de perdonarnos si nos arrepentimos. Lo pasado, pasado” —le dijo ella. Durante la estadía de Nicolás en Inglaterra nació el príncipe Eduardo, hijo de los príncipes Georgie y May, quien habría de llegar a ser el rey Eduardo VIII, y después de su histórica abdicación por el amor de Wallis Simpson, duque de Windsor. Nic...

  1. Anuncios
    relacionados con: Alejandra Fiódorovna Románova
  2. 100,000+ usuarios visitaron mylife.com el mes pasado

    Report includes: Contact Info, Address, Photos, Court Records & Reviews