Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 44 resultados de búsqueda

  1. Constantinopla durante la Edad Media, en el Centro Virtual Cervantes. Geoffrey de Villehardouin: Sobre la conquista de Constantinopla. Texto francés antiguo - francés moderno, con introducción y anotaciones en este último, en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011).

  2. La caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos, ocurrida el 29 de mayo de 1453 (de acuerdo con el calendario juliano vigente en esa época), fue un hecho histórico que puso fin al último vestigio del Imperio romano de Oriente y que, en la periodización clásica y según algunos historiadores, marcó también el fin de la Edad Media en Europa

  3. Flavia Julia Helena, también conocida como santa Elena de la Cruz y Elena de Constantinopla (Drépano, hacia 250 - Roma, hacia 330), fue una emperatriz romana y, posteriormente, proclamada como santa de las Iglesias católica, luterana y ortodoxa

  4. El Patriarca de Constantinopla, Juan Crisóstomo, entró en conflicto con la emperatriz Elia Eudoxia, esposa del emperador Arcadio, y fue enviado al exilio el 20 de junio de 404. Durante los disturbios que se produjeron tras este hecho, la iglesia fue quemada y derrumbada en gran parte, [ 9 ] y en la actualidad no se conserva nada de este primer edificio.

  5. Es posible que Enrique tuviera ya en mente la posibilidad de dirigir una nueva cruzada contra Constantinopla. Sin embargo, falleció en 1197 en Mesina , a la edad de 32 años. Su sucesor en el trono alemán, Felipe de Suabia , tenía además intereses personales en Bizancio, ya que estaba casado con Irene Angelina , hija del emperador Isaac II Ángelo, que había sido depuesto en 1195 por su ...

  6. Para trasladar el obelisco hasta Constantinopla, Teodosio tuvo que dividirlo en tres piezas. Solo sobrevive la parte superior, erigida actualmente en el lugar donde Teodosio la colocó, sobre un pedestal de mármol. El obelisco ha sobrevivido casi 3500 años en condiciones asombrosamente buenas.

  7. Motivación del concilio. Tras la celebración en 325 del Concilio de Nicea en el que se condenó como herético el arrianismo, doctrina que negaba la divinidad de Jesucristo, este resurgió con fuerza en la propia Constantinopla gracias al apoyo de su obispo, Eusebio de Nicomedia, quien logró convencer a los sucesores del emperador Constantino para que apoyaran el arrianismo y rechazaran la ...