Yahoo Search Búsqueda en la Web

  1. Cerca de 39 resultados de búsqueda

  1. Según la madre del regente, Isabel Carlota del Palatinado, Mariana Victoria era la cosa más dulce y bonita, con un considerable ingenio para su edad. Su educación fue puesta al cuidado de María Ana de Borbón, una hija ilegítima de Luis XIV y de Luisa de La Vallière.

  2. Fernando VII de España, llamado «el Deseado» y «el rey Felón» [3] (San Lorenzo de El Escorial, 14 de octubre de 1784-Madrid, 29 de septiembre de 1833), ocupó personalmente el trono español entre marzo y mayo de 1808 y, tras la salida de España del «rey intruso» José I Bonaparte y su vuelta al país, nuevamente desde mayo de 1814 hasta su muerte, exceptuando un brevísimo intervalo ...

  3. Las Cortes surgidas del Trienio Liberal aprobaron, entre otras medidas, un decreto que anulaba la exclusión del infante Francisco de Paula y de María Luisa de Borbón de la línea de sucesión de la corona, que se había aprobado en las Cortes de Cádiz en 1812, ante el temor de que Napoleón hubiera tramado algún plan para imponer un rey títere.

  4. Bajo la voluntad de María, su joven hijo Felipe fue proclamado nuevo duque, y Maximiliano se convirtió en regente. Sin embargo, los estados holandeses se negaron a reconocer el testamento de María, esto fue inmediatamente utilizado por el rey francés Luis XI, que invadió Franco-Condado y declaró sus reclamos a toda la herencia de Carlos el Audaz.

  5. María de Orange-Nassau (1553-1554), fallecida en la infancia; Felipe Guillermo de Orange-Nassau (1554-1618), Príncipe de Orange y Señor de Breda, vivió casi 30 años en España como rehén; María de Orange-Nassau (1556-1616), se casó con Felipe de Hohenlohe y defendió vigorosamente los derechos de su hermano durante su larga ausencia.

  6. María Luisa de Orleans (París, 26 de marzo de 1662-Madrid, 12 de febrero de 1689) fue la reina consorte de España de 1679 a 1689 como esposa del rey Carlos II de España Índice 1 Primeros años

  7. Luis XIV mandó sus tropas al Palatinado en 1688, debido a que el ultimátum que propuso a los príncipes germánicos, por el cual estos debían ratificar la Tregua de Ratisbona (confirmando así la posesión de Luis de los territorios anexionados en esa tregua) así como reconocer públicamente el derecho de las reclamaciones de su cuñada, expiró.